Páginas

jueves, 10 de octubre de 2013

Capacitada, aunque discapacitada

Recientemente me dijo mi médico que estoy discapacitada. Bueno, no lo dijo así, pero es la nueva etiqueta que me corresponde. Tengo Sindrome de Ehlers Danlos tipo 3, tabién llamado Sindrome de Hiperlaxitud o de Hipermovilidad Articular. Eso significa que mi colageno esta defectuoso, y por eso muchos de mis ligamentos y tendones se estiran en exceso, haciendome más propensa a accidentes y deterioro en mis articulaciones. Aún así, mi caso es leve.

Mi historial había sido de esguinces:  en los tobillos llevo seis, en la muñeca derecha uno y en la rodilla derecha uno, todo esto entre los 8 y los 34 años. Pues bien, sin saberlo, mis rótulas estaban viajando hacia fuera, y ahora están dislocadas. Como los ligamentos no las mantiene en su puesto, no hacen su tarea como es debido. Eso ha causado mayor fricción en la articulación, y desgaste de cartilago. Hay dolor e inestabilidad. La solución es hacer ejercicio, manejar el dolor segun se vaya dando y usar férulas estabilizadoras en los momentos de mayor actividad. Por supueso, no puedo estar de pie por periodos prolongados, y no debo usar las escaleras. Otras articulaciones me dan pequeños problemas, pero mis rodillas son las más afectadas y notorias.

El ejercicio es muy importante, pero supervisado. Es más, creo que es tan importante que se vuelve un médicamento más, con dosis diaria y efectos secundarios por su mala administración.

Como es de esperarse, he tenido que hacer cambios a mi manera de llevar la rutina. Me tardo mucho más tiempo en llegar a la parada del bus, pero a cambio tengo derecho a los asisentos preferenciales. La limpieza de mi casa se ha convertido en un reto de creatividad y eficiencia, porque debo hacer la mayor cantidad de cosas posibles, con la menor demanda física. Por ejemplo, antes de comenzar hago un plan de ruta para limpiar el polvo, a la vez que se va levantando el desorden y se va acercando uno al area de lavar la ropa, y así al terminar la primera tarea, puedo hacer la segunda sentada frente a la lavadora. Sigo siendo la chef de mi casa, y no me dejo quitar esa tarea por nada del mundo, pero me aseguro de llevar a la mesa todo lo que voy a necesitar, incluyendo las ollas, para poder hacer mis recetas sentada, y de forma independiente. Me levanto a poner a cocinar las cosas,eliminar los desechos, y lavar utencilios.... menos de diez minutos!

El hecho de que necesite tiempos y estrategias distintas para lograr lo mismo que los demás, significa que tengo capacidad con distinciones. Estoy discapacitada y lo acepto.

Mis nuevas metas: Enseñar a otros sobre este sindrome, adaptar mi ropa para la oficina de manera que no me interfiera con las férulas y oraganizarme cada día major para que mi nueva normalidad sea cada vez más agradable.

Esta en cada uno de nostros elegir entre sufrir por lo que nos limita, o disfrutar el reto de tener vidas normales. Yo elijo lo Segundo.

Aquí se alcanza a ver una de mis ferulas sobresaliendo bajo el vestido, y claramente no uso tacones.

jueves, 18 de julio de 2013

Hablamos pa´lante, y hablamos pa´tras.

Recientemente he estado viendo muchos videos y artículos sobre los los cambios en los modelos educativos. Eso es bueno.
Recientemente he estado notando muy pocos cambios en el modelo administrativo. Eso es malo.

Vivo en una sociedad dónde la teoría no ha logrado alcanzar a la práctica. El gobierno promueve el fomento a la lectura, pero las bibliotecas públicas trabajan de lunes a viernes, de 8am a 5pm.
Se le pide a los estudiantes, a todo nivel, que sean lectores críticos, y que argumenten y justifiquen sus posiciones, pero la mayoría de las empresas los reciben con la noticia de que ya hay una forma de ser y hacer, y no están interesados en cambios.
Enseñamos idiomas, y exigimos títulos, pero si no trae experiencia... no podemos ayudarlo. ¿Cómo dice, tiene tantos años de experiencia, sin el título apropiado?.... no podemos ayudarlo.

Nos quejamos de que nuestros líderes no nos han llevado a los éxitos de otros (países, empresas, escuelas, sociedades), pero no respaldamos a quienes nos digan que hay que cambiar.

Entonces, hablamos pa´lante y hablamos pa´tras. Yo propongo que nos demos la oportunidad de ser coherentes.

viernes, 15 de julio de 2011

¿Me devuelve el tímpano, por favor?

Estimado (a) Motociclista,

Entiendo su orgullo por poseer tan práctico medio de transporte. Las principales ciudades de Costa Rica se están saturando rápidamente de carros y usted no es victima de retrasos, ni sufre por espacios para pasar. En los países más desarrollados, predominan las motos y bicicletas, lo que lo hace a usted una persona de avanzada. Las motos ofrecen espacio para dos, lo que significa que no limitan su vida social ni familiar. Además, hoy en día he visto toda suerte de trajes protectores para la lluvia, en materiales livianos, por lo que usted no ve limitado en su vestuario, por el hecho de viajar en moto.
Noten que, si bien no soy uno de ustedes, puedo ver las ventajas de estar en este creciente grupo, y respeto su elección en cuanto a medios de transporte.
Entonces, ¿por que no respetan ustedes mi elección de cuidar mi sentido del oído? Ustedes compran sus vehículos, y van en seguida  a reformarlos, para que suenen bien fuerte y los anuncie a un kilómetro de distancia.Perdone mi indiscreción, y de paso la ignorancia, pero tengo que preguntar. ¿Acaso el sonido y la vibración les ayuda a desarrollar otras habilidades, digamos, amatorias?

EL vecino, servicios varios.

Creí que podía llevar un blog al mismo tiempo que trabajaba en el colegio, pero era mentira. La carga de trabajo en casa me ganó y ahora me toca pedir disculpas. Me las pedí en el espejo, y ahora a ustedes. Lección aprendida. Pero bueno, ya no trabajo en el colegio, así que soy toda nuestra.


El Vecino – Servicios varios.

Marisela estaba pasando por un mal día y solo eran las 3 y algo de la tarde. En el fondo ella sabia que su afán por hacer las cosas bien la había vuelto impaciente y nerviosa… al menos tenia tiempo para su lectura –nunca faltaba un libro en su bolso-.
Vino la recepcionista con el café –instantáneo- y le pidió excusas en nombre del jefe, mientras disimuladamente echaba una hojeada al libro y se sentaba en el borde de la poltrona donde había ubicado a Marisela a su llegada.
La mujer era joven y regordeta, con rizos en perfecto desorden que hacían pensar en mucho tiempo frente al espejo buscando parecerse a la foto arrancada de revista de modas con el titulo “Look Elegante y Casual”.  Sus ojos brillaban absorbiéndolo todo y su cuerpo se movía de cierta manera al paso de sus colegas, como queriendo proteger a Marisela de unos, e invitarla a relacionarse con otros, sin necesidad de mirarlos, sino con solo sentir sus presencias. Por alguna razón ilógica le recordaba  a Momo, la del cuento de Michael Ende.

-¿Es un libro de autosuperación? Pregunto muy intrigada la recepcionista
-No, pero siempre es bueno estar preparado, sobretodo con esta crisis. Es una novela policiaca, ve “Sin tregua”.
-Ah, ya. Es que me confundió el titulo.- y sin darle tiempo a Marisela, cambio de tema- Imagínate que mi vecino esta como loco porque le cerraron la empresa donde trabajaba y como ya tiene mas de 60 anos, no lo quieren contratar en ningún lado.
Marisela la miro muy fijamente buscando una señal que le explicara que se esperaba de ella, pero como no la encontró, solo supo decir -¿Y como esta haciendo, entonces? ¿Cuantos trabajan en su casa?
No se le había pasado por alto el repentino tuteo, pero decidió que no tenía sentido mantener la distancia protocolaria con alguien que le recordara unos de los libros más interesantes de su infancia. Lo pasaría en homenaje a Momo.
-Ellos son dos. La esposa, que esta trabajando de nana, y él. Ella en realidad es diseñadora de interiores, pero con lo de la crisis la gente como que ya no necesita poner las cosas bonitas y entonces ya no le sale trabajo. Por eso se puso de nana y como que le va bien, porque no se quejan.
-¿Y el señor?
-El paso unas hojitas por todas las casas de la cuadra y ofreció un montón de servicios y con eso se esta defendiendo.-Contaba la recepcionista mientras volvía a voltear los hombros para tapar a Marisela de los ojos del empleado del piso de abajo que siempre subía a esta hora a traer las noticias del día, en un periódico secuestrado a primera hora de la mañana.
-Pero ¿servicios de que? Ahora había que preguntarlo, porque era ya intrigante y además estaba claro que no le estaban pidiendo ayuda para conseguirle trabajo al pobre vecino.
-De todo, no te digo que esta como loco. Se ofreció como sacador de basura, como movedor de cajas, peleador en bancos y entidades que manden facturas inentendibles, cocinero a domicilio en eventos familiares, a hospedar huéspedes indeseados pero inevitables, repartidos de encargos y árbitro de discusiones domesticas, siempre que no involucren nada de alcoba. –La cara de “Momo” mostraba orgullo y afecto por el vecino, como queriendo añadir que lo conocía de toda la vida y era ya un amigo de la familia.

lunes, 18 de octubre de 2010

Aprendiendo a enseñar

  Como digo en mis datos personales, soy extranjera. Bueno, lo he sido por mucho tiempo, y eso me ha llevado a reflexionar aun más sobre la educación preuniversitaria. Comparamos lo que hacemos con lo que hacen los otros a partir de la manera como fueron formados.
   Soy profesora de Literatura Inglesa en un colegio, y desde el principio de año escolar quise que mis alumnos se hicieran cargo de su proceso de aprendizaje, tanto como yo. Para esto les di la lista de lecturas que cubriríamos ese trimestre, y les explique que cada clase llamaría algunas personas al azar para que respondieran cosas simples sobre la historia asignada. Esto se tomaría como calificación de la tarea. Levantar la mano para aclarar una duda sobre la historia también daba puntos. Cual no seria mi sorpresa cuando en la dirección me dijeron que yo debía darles las preguntas de antemano para que ellos pudieran preparar su tarea...